2011-01-20

VUELTA A CASA

Hacía calor. Salí de casa y subí a lo alto de la montaña. La noche era muy oscura.
De pronto, una pequeña luz surcó fugazmente el espacio, y luego ora y muchas más.
Parecían fuegos artficiales... ¡Pero eran cometas!
Segn vi aquel espectáculo, me puse a pedir mil deseos a la vez. Tras acabar aquella especial función, una pequeña y brillante pedra golpeó mi cabeza y me dejó inconsciente durante un tiempo. Cuando deperté era por la mañana, y tenía una especie de cartera de color naranja en mi mano. No me acordba porque subí ahí y tampoco porqué tenía aquella cartera. De camino a casa la abrí y salió una pequeña estrella parlante. Decía que estaba muy triste porque quería volver con su familia, en el cielo, y para ello tenía que cruzar una alambrada con pinchos en la pate superior, porque contaban que al otro lado de ella había un mundo totalmente paralelo al nuestro. Pero aquella valla etaba al otro lado de la ciudad. Así que, cuando llegué a casa cogí mi mochila violeta y metí muchas cosas que me fueran útiles para emprender mi viaje. Cuando estaba lista me fuí. A lo largo del viaje vivimos muchísimas avenuras, por ejemplo, un horrible perro nos estuvo persiguiendo durante dos horas, pero menos mal que la estrella y yo íbamos montadas en mi bici pintada de azul turquesa con unas pocas partes oxidadas de lo vieja que estaba. Al final se me pincharon las ruedas y tuvimos que continuar a pie. Tras pasar muchas horas andando y viviendo nuevas aventuras llegamos. Lo único que había era una valla de alambre de unos dos metros y medio, con unos puntiagudos pincho arriba y, una cosa en la que no me había fijado, si la tocabas te daba un fuerte calambrazo. Al otro lado de aquella valla, sólo se veía un verde campo, nada más. Me agaché y me eché las manos a la cabeza, pues el esfurzo que hice no sirvió para nada. De repente, la cartera que tenía en el bolsllo empezó a volar llevándome a mí por detrás hasta cruzar la valla. ¡Era genial! bajamos por una pequeña colina que hbía en el prado y vimos un delicado y bonito pueblo donde esaban esperando muchos de sus familiares. De pronto se desprendieron hacia el cielo y desapareceron. En un instante, me desperté en la cima de la montaña, era denoche y una cartera anaranjada me hacía bulto en el bolsillo.¿ Seguiría soñando?

2011-01-19

ETXE SORGINDUTA

Ezin nuen sinetsi ikusten ari nintzena. Etxe hartako lehio batetik makina bat liburu irten ari ziren. Sorginkeria ote? Beste trikimailu bat liburu gehiago saltzeko? Etxeko jabea burutik eginda zegoela?... Jakinminaren jakinminez, hurbildu nintzen.
Atean nengoela, zeloz itsatsitako paper batean museo bat zela jartzen zuen. Orduan liburuak eskultura bat zirela suposatu, eta nire ilusio guztia galdu egin zen. Ez al zaizu inoiz gertatu gauza bat jakin nahi duzula, baina jakin eta gero pentsatzen duzula hobeto izango zela ez jakitea? Seguraski, oran zorotzat hartu didazula, baina berdin dio, nire egoera da eta horrela idatzi nahi dut. Istorioarekin jarraituz, oso goibel joan nintzen etxera eta lokartu nitzen. Begiak itxi bezain laster, etxe hori ikusi nuen, baina barrutik. Hara, han barruan ez zegoen museorik, Euskal Herriko pertsonai mitologiko guztiak baizik! Banekien ba nik! Barruan liburutegi handi bat zegoen, baina pertsonai guztiak liburutegiko liburuak lehiotik botatzen ari ziren. Eta hori, zergatik? Galdetu nion nire buruari. Bat-batean txirin bat jo zuen. Nire iratzargailua zen. Eskolatik bueltatzean, auzoko liburutegitik pasa nintzen pertsonai mitologikoei buru irakurtzeko, lehiotik botatzen zituzten liburuen zergatia ikertu behar nuen eta. Irakurri nintuen liburu guztietan, ez zitzaiela bat ere gustatzen besteek haien datuak jakitea jartzen zuen. Noski! Lehiotik botatzen zituzten liburuak pertsonai mitologikoei buruz ziren. Korrika batean joan nintzen "museo" horretara pertsonai mitologikoei argazkiak atertzera. Iritsi nintzenean, ateak zabaldu eta barruan museo bat nesterik ez zeoen. Museo hartako jendeak aurpegi txarrarekin begiratzen ari zitzaidan ni negar zorian nengoen bitartean. Berriz ere, desilusioa olatu bat bezala, etorri eta blai eginda utzi zidan. Azkenean, berriro goibel etxera bueltatu nintzen eta noski, nire ametsez gehio konfiatu gabe.